Después de un trabajo de impermeabilización de fachadas en Móstoles, algunas personas preguntan si es normal que en el interior de su vivienda siga habiendo humedad. Lo cierto es que un aislamiento exterior garantiza que no habrá filtraciones del exterior, pero la condensación y otros problemas pueden hacer que dentro haya un exceso de humedad. Aquí tienes algunos trucos para reducirla, evitar los olores y acabar con el moho que puede aparecer.

Lo primero que debes hacer es ventilar bien la casa. En habitaciones cerradas es habitual que se condense la humedad del ambiente, lo que produce un exceso en el aire y que las paredes funcionen como una esponja. Para evitarlo, basta con abrir todas las ventanas a diario durante unos minutos. El aire se renueva y se reduce el riesgo de condensación.

En el caso de detectar una filtración, hay que actuar de inmediato. Si no se realiza una buena impermeabilización de fachadas en Móstoles, será más complicado eliminar la humedad de dentro. Por ello, al menor síntoma de que puede haber una grieta, se tiene que sellar.

En zonas con mucha humedad, como regiones en las que llueve mucho o hay niebla a menudo, lo ideal es usar elementos absorbentes. Hay dispositivos con pastillas o bolsas de sustancias que atrapan y retienen el agua, muy fáciles de colocar. También se puede recurrir a trucos caseros, como poner una buena cantidad de sal gorda en un cuenco y dejarlo en el cuarto que tiene el problema. Cuando se ha puesto negra, cambia por sal nueva para seguir absorbiendo.

La humedad es un problema bastante habitual, molesto e incluso peligroso. Por ello, es importante mantener los niveles en su justa medida. En Tejados y Fachadas J.M Vicho te ayudamos a evitar que el agua se filtre desde el exterior.